Albóndigas suecas (IKEA)

562

¡Las mejores albóndigas son siempre las de nuestras madres!

Las albóndigas tienen una historia antigua y son un plato presente en muchas culturas culinarias alrededor del mundo. Aunque no se puede rastrear su origen exacto debido a su presencia en diversas tradiciones, se cree que las albóndigas tienen raíces en el Medio Oriente. Su popularidad se extendió por Europa y Asia a través de las rutas comerciales y migraciones.
En la Edad Media, las albóndigas se convirtieron en un componente esencial de la cocina europea, y diferentes regiones desarrollaron sus propias versiones. En Italia, por ejemplo, las albóndigas son conocidas como «polpette», mientras que en Suecia se disfrutan como «köttbullar».
Pueden prepararse con una gran variedad de ingredientes y enriquecerse con especias y salsas distintas, desde las clásicas albóndigas en tomate, con puré de patatas, al estilo asiático, o con salsa de almendras. Lo que ha permitido que este plato se adapte a diferentes tradiciones culinarias a lo largo de los siglos. Pero ¿para qué vamos a andarnos con rodeos? Las mejores albóndigas son las de nuestra madre. (y esta receta del Chef TOMMY MYLLYMÄKY que está para chuparse los dedos).

Ingredientes

500 g de carne picada,
60 % vacuno y 40 % cerdo
1 cebolla amarilla, picada fina
10 granos de pimienta de Jamaica enteros, molidos finos
1 huevo
50 g de pan rallado
75 ml de leche entera
75 ml de nata para cocinar
2 cdas. de sirope dorado
2 pellizcos de quatre épices o una combinación de pimienta molida, clavo, nuez moscada y jengibre en polvo
2 catas. de sal
Mantequilla y aceite vegetal para cocinar



1. Sofríe la cebolla y la pimienta de Jamaica, y luego deja que se atempere. Mezcla después el resto de los ingredientes para dar forma a las albóndigas.

2. A continuación, fríelas por tandas con aceite y mantequilla hasta que adquieran un dorado bonito.

3. Sírvelas a ser posible con salsa de nata, puré de patatas y arándanos rojos crudos.

* ¡Consejo! Si vas a hacer muchas albóndigas y te resulta difícil que mantengan la forma redonda, puedes asarlas en el horno a 200°C hasta que estén hechas y luego fríelas en la sartén antes de servirlas. Así, por abajo estarán algo planas, pero el resto de la albóndiga estará redonda y bonita.
* Otro truco sería ponerlas en moldes y asarlas en el horno a media altura a 225 °C durante unos 10 minutos, hasta que estén bien hechas por dentro. Luego deja que se enfríen y pásalas al congelador. Cuando tengas antojo, no tienes más que sacarlas y dorarlas.

El Golden Syrup es nuestro nuevo secreto de cocina. Para que te hagas una idea, es un sirope denso, pegajoso, con un color ámbar dorado y una textura suave que se encuentra a medio camino entre la miel y el sirope de arce. Es el resultado de refinar el azúcar de caña, le da un toque ahumado/tostado y elegante a muchos platos… [saber más]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
colandcol © Copyright 2023. Todos los derechos reservados.
Cerrar