Comer sin gluten: un desafío social

828

Lo que necesitas saber para decir adiós al gluten antes de ponerte el delantal.

Free gluten, sin gluten, libre de trazas… Lo digas como lo digas, el gluten se ha convertido para muchos, y sin poder remediarlo, en ese archienemigo a combatir en la cocina. Y es que, una vez tenemos claro qué tiene gluten y qué no, hay otros peligros que nos sobrevuelan y debemos tener en cuenta. ¿El principal? La contaminación cruzada, es decir, el proceso por el cual los alimentos sin gluten entran en contacto con sustancias o productos que sí lo tienen.

Estos son algunos imprescindibles que debes tener en cuenta cuando cruzas el umbral de la cocina (y del supermercado):

Aprende a identificar los alimentos que contienen gluten. Además de los evidentes hay que tener en cuenta que existen muchos condimentos o preparados, como la salsa de soja o los embutidos como el chorizo, suelen tener gluten en su composición.

Antes de echarlo en la cesta, lee la etiqueta del producto. Como si fueras a firmar una hipoteca, revisa bien la letra pequeña, especialmente cuando compres alimentos procesados. Presta atención a términos como trigo, cebada, centeno, malta y almidón de trigo. Afortunadamente, muchas marcas ahora indican claramente si un producto es libre de gluten.

¡Mucho cuidado con los utensilios, cubiertos y electrodomésticos! Por ejemplo, cuando uses el microondas, cubre siempre el plato de alimentos sin gluten con una tapa. También puedes utilizar bolsitas protectoras termorresistentes y, por supuesto, tener una tostadora independiente. Si eres más de usar el horno, recuerda limpiar a menudo su interior y no compartas de forma simultánea alimentos con y sin gluten.

Elimina también todos los accesorios y utensilios de madera si son compartidos. La madera es porosa y absorbe el gluten.

Más allá de las manías del orden de cada cual, la manera de guardar la compra es importante. Por supuesto, hay que mantener los ingredientes o alimentos sin gluten separados y, siempre que puedas, usar bolsas individuales. También se recomienda colocar los alimentos en la parte superior de la alacena o muebles de cocina. Si lo haces al revés puede que caiga cualquier ‘miguita’ -sobre todo si hablamos de pan- y se produzca la temida contaminación cruzada.

Si decides salir a comer fuera de casa, no olvides pedir la carta de alérgenos al camarero y consultarle bien cada plato que elijas. En caso de pedir con y sin gluten por aquello de compartir la mesa, no dejes probar de tu comida, cuidado con compartir cubiertos y, porfa, no permitas que el pan con gluten sobrevuele tu plato.

De todo esto y más sabe nuestra autora Aran Goyoaga, que reúne un centenar de recetas ideales para hacer en casa y compartir con amigos y familia (más allá de si pueden o no comer gluten). En Cannelle et Vanille SIN GLUTEN. Una manera nueva y sencilla de hornear en casa, Goyoaga reivindica la panadería y repostería gluten free sin renunciar al sabor y la textura de los clásicos y aportando recetas creativas fáciles de elaborar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
colandcol © Copyright 2023. Todos los derechos reservados.
Cerrar