Aperitivo de pimientos y tomates cherry

335

¡La alegría de la huerta!

Como si fuesen reos de la Santa Inquisición se colocan en el patíbulo de la tabla los adúlteros tomates y los culpables pimientos, se empujan con la punta del cuchillo hacia la perdición de la sartén, se rinden al poco tiempo. Luego, al ser recogidos se muestran tan arrugados y tan blandos que es necesario recogerlos con una rebanada de pan en la que vuelcan todo su sabor culpable. Torturados así no volverán a ser jamás la alegría de la huerta.

Ingredientes

7 pimientos verdes italianos de tamaño medio
Una docena y media de tomates cherry
Rebanadas de pan de hogaza
Aceite de oliva virgen
Sal al gusto
Orégano

1 · Cubrir el fondo de una sartén grande con aceite de oliva, calentar a fuego medio y disponer los pimientos de manera que quepan todos para torturarlos por igual. Tapar para evitar las salpicaduras de aceite e ir dando vueltas para que los pimientos se vayan haciendo por todos lados (irán perdiendo la textura firme para ir ablandándose y tostándose). Salar los pimientos cuando se hayan rendido.
2 · Mientras se van haciendo los pimientos, hacer tres o cuatro incisiones profundas a cada tomate cherry con un tenedor (ahora les toca cantar a ellos).
3 · Cuando los pimientos estén casi fritos, incorporar los tomates a la sartén y seguir cocinando a fuego medio alto. Salar y aplastar los tomates de cuando en cuando con el tenedor mientras se van haciendo para que suelten su jugo. Poco antes del final espolvorear orégano por encima y decir en voz alta: “Ad majorem Dei gloriam” y compórtate como buen Torquemada.
4 · Cortar unas rebanadas de pan de hogaza, regarlas con el aceite de haber frito los pimientos y los tomates y disponer sobre cada una de ellas uno o dos pimientos y varios tomates aplastados (dependerá del tamaño de la rebanada). ¡Buenísimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
colandcol © Copyright 2023. Todos los derechos reservados.
Cerrar