Pollo en pepitoria

415

Tradicional y, sobre todo, riquísima receta

Es el plato del nunca de Carpanta, el de la ensoñación del náufrago, el que recreas constantemente cuando las dietas, el del matrimonio calcolítico; el que sorbes, mojas, el que perfila de glossy los labios gourmet, el que se acaba siempre con todos los dedos, el que hace resbalar el tenedor, el del chorreante homenaje a su servilleta; el de restregar, secretamente, dedo pulgar e índice en el lateral del mantel y su imposible disimulo. Es el plato del antebrazo limpiando en un gesto los labios cerrados, el plato asociado a reyes sudorosos que padecían de gota, el plato-metáfora a todos los gestos del hambre saciada, el del siempre del nunca de Carpanta.

Ingredientes

1 pollo mediano
Sal
Zumo de limón
5 o 6 dientes de ajo
1 cebolla grande
2 rebanadas de pan del día anterior
30 g de almendras crudas peladas
Perejil
1 cucharadita de pimienta negra en grano
1 cucharadita de clavo
125 ml de vino blanco
Agua
Aceite de oliva

1 · Partir el pollo en trozos no muy grandes y aliñar con sal y zumo de limón. Freír en aceite de oliva bien caliente, retirar a un plato con papel absorbente y reservar.
2 · Preparar la salsa: picar 5 o 6 dientes de ajo y 1 cebolla mediana y freír en 2 o 3 cucharadas del aceite de haber frito el pollo. Una vez hechos, pasar al mortero. Añadir más aceite a la sartén y freír las 2 rebanadas de pan y 30 gramos de almendras crudas.
3 · Trasladar al mortero, junto con el perejil, la pimienta negra y el clavo y majar hasta que esté todo bien integrado.
4 · Pasar el pollo a una cacerola amplia, añadir el majaíllo, el vino blanco y un poco de agua, y cocer todo junto durante unos 15 o 20 minutos, vigilando para que no se pegue al fondo. En caso necesario añadir un poco más de agua.
5 · Dejar reposar y servir acompañado de patatas fritas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
colandcol © Copyright 2023. Todos los derechos reservados.
Cerrar